El hipertexto audiovisual en la red

World Wide WebEl término “audiovisual” empieza a usarse en los Estados Unidos cuando en la década de los 30 del siglo XX surge el cine. Sin embargo, empieza a teorizarse en Francia durante la década de los 50 para referirse a las técnicas de difusión simultáneas. Es a partir de entonces cuando el concepto se amplía y el término se sustantiva. En el terreno de los medios de comunicación de masas, se habla de lenguaje audiovisual y de comunicación audiovisual. Definiremos “audiovisual” como la integración en interrelación plena entre imagen y sonido para producir una realidad conjunta

Hoy en día estamos sumidos en un enorme e imparable desarrollo de Internet. La red de redes lo impregna todo: el comercio, la información y los medios de comunicación, el trabajo, las relaciones personales… Dentro de ello, se encuentra como pieza fundamental y en ascendente desarrollo, el medio audiovisual, los vídeos digitales.

Desde el nacimiento de Youtube en 2005 la creación y edición de audiovisuales para ser compartidos en Internet se ha disparado. Años antes, la gente realizaba grabaciones enmarcadas en un contexto familiar o extraordinario, ya fuese una boda o una nevada en Murcia en pleno mes de marzo.

También la apuesta de las empresas de electrónica por fabricar cámaras de vídeo de alta resolución o cámaras de fotos que hacen vídeo, propician que los usuarios suban archivos audiovisuales a la Red. Igualmente ocurre con las empresas de telefonía móvil que desde hace pocos años incorporan cámara de vídeo a sus terminales.

Hoy Youtube, y otros servidores como DailyMotion, MSN-Vídeo, Viddler o, más recientemente, Flickr, facilitan la labor de colgar nuestras vacaciones, eventos familiares o cortometrajes en la Red. Centraré este estudio en el famoso Youtube, por ser el más usado y conocido en todo el mundo.

Webs de vídeos

Youtube es popular debido a la posibilidad de alojar vídeos personales de manera sencilla. Los enlaces a los vídeos pueden ser puestos en terceras páginas como blogs o webs corporativas incrustando un código HTML (HyperText Transfer Protocol) determinado y así aumentar su difusión. Cualquier empresa, por ejemplo, puede subir un vídeo corporativo a Youtube y no sólo publicitarse en su web insertándolo, sino también haciendo que otras personas que, a lo mejor no estaban interesados en el producto, lleguen de forma indirecta a ver la información. Estamos ante una red global y multilineal en la que nunca sabemos lo que nos vamos a encontrar.

Youtube funciona de manera que al usuario se le permite localizar cualquier vídeo por medio de las tags, títulos y descripciones que los autores ponen en cada uno de los audiovisuales que crean.

Una tag (o etiqueta) es una marca que delimita una región en los lenguajes basados en XML (metalenguaje de etiquetas). La Web se basa en el HTML o “lenguaje de marcado de hipertexto”, que está basado en el uso de etiquetas. Estas le dicen al programa visualizador de páginas web en qué juego de caracteres está la página, de qué tipo es cada uno de los fragmentos de texto que contiene, si están alineados a un lado o centrados, en qué tipo de letra está el texto, si hay tablas, de qué anchura y altura son, etc. Es decir, le dan las instrucciones para que nos presente la página en pantalla.

Esto se da en Youtube. El usuario introduce por ejemplo las palabras “Fernando” y “Alonso”. El servidor realiza la búsqueda y nos facilita el listado de vídeos que en cuyo título, tags o descripción están las palabras escritas por la persona que los ha subido a la web. Al no existir un filtro en este sentido, yo puedo hacer una grabación de un paisaje, subirla a la web y ponerle de título “Fernando Alonso” y mi vídeo saldrá en los resultados de búsqueda, aunque el contenido no tenga nada que ver con el piloto de Fórmula 1. Como vemos, la facilidad de destruir el posible hipertexto es sobresaliente.

La duda es si podemos hablar de hipertexto audiovisual como tal. El hipertexto se define como un sistema de organización de informaciones de diferente naturaleza, con una estructuración multilineal, de tal forma que el lector pueda definir su propio recorrido. Ted Nelson acuñó el término “hipertexto” en 1965, mucho antes del nacimiento de Internet.

En las páginas como Youtube, hallamos informaciones de diversa naturaleza, la estructura multilineal existe ya que de una búsqueda podemos acceder a diversidad de archivos, pero el problema lo encontramos en que el lector no puede definir su propio recorrido al cien por cien.

Uno de los puntos que nos llevaría a hablar de la ausencia de hipertexto audiovisual en la Red es, paradójicamente, la democracia en la edición y difusión de contenidos, la cual permite la creación directa de errores, como ya cité unos párrafos más arriba con el ejemplo de Fernando Alonso.

TagsSin embargo, si obviamos este aspecto de “errores a propósito”, la búsqueda a través de tags es formidable ya que proporciona un filtrado según la palabra que introduzcamos. Presumiblemente, una de las soluciones pasa porque se definan tags o categorías por defecto y el usuario no escriba la que le plazca. Es el caso de Youtube al tener que definir nuestro vídeo entre 14 ámbitos, tipo Deportes, Música, Ocio, Juegos, Automoción, Comedia… Esto mismo podemos verlo en redes sociales como Tuenti, en la cual, uno al querer registrar la universidad en la que estudia o en la empresa en que trabaja, debe seleccionar una de las existentes en un listado predeterminado.

Pero esta clasificación no se da en los tags ni en la titulación de los archivos de las páginas de vídeos, este último punto es difícil ya que un archivo es único y diferente al resto y por tanto el titular debe ser exclusivo. No cabría la posibilidad de estandarizar los titulares.

No hay conectividad entre los millones de audiovisuales existentes en la popular web, sólo con los vídeos relacionados. A no ser que estemos una vida buscando las posibles relaciones, en Youtube nunca encontraremos una estrecho vínculo entre, por ejemplo, las palabras “metamorfosis” y “ladrillo”. Esto nos demuestra que no hay conexión entre todos los nodos de Youtube, debido, como he dicho antes, a la inexistente estandarización de tags y la diversidad de temáticas.

Como sabemos, cuando finalizamos la visualización de un archivo en cualquier página de vídeos, aparece una ventana que nos ofrece una lista de unos 10 archivos relacionados con el que acabamos de ver. Se limita el desarrollo que pueda tener el usuario a través de la web, impidiendo que elija entre todos los audiovisuales existentes, -algo imposible ante los millones de vídeos que hay- se le da un número determinado, no sabemos con qué criterio, quizá se le ofrecen los más vistos o comentados por el resto de visitantes, o posiblemente el que interesa promocionar por cuestiones económicas a los propietarios del website. El usuario no puede definir su recorrido libremente.

Una de las características del hipertexto es la posibilidad de establecer una estructura que se aleje de la forma secuencial y lineal de los medios analógicos o lo soportes físicos como el libro. El hipertexto, también el audiovisual, permite enlazar nodos de información existentes en la web, siempre relacionados con el vídeo proyectado. En las web como Youtube aparecen en el margen derecho o en la parte inferior de la página una serie de archivos que poseen relación con el que estamos viendo, ya sea una relación temática, o simplemente un vídeo subido por la misma persona.

El hipertexto audiovisual es a su vez interactivo ya que el usuario no solamente se limita a elegir su propio recorrido sino a aportar comentarios y enlaces en los nodos que visita. Youtube limita el tamaño de los nodos a 10 minutos de duración, a un giga de capacidad y a una extensión de archivo determinado de entre los más conocidos. Tipo .MOV, .mpeg o .AVI, entre otros formatos.

¿Existen limitaciones del hipertexto audiovisual? Como afirma Rovira, el problema fundamental es el desbordamiento cognitivo o informativo. La libertad de movimiento que en un hipertexto real tiene el lector dificulta que pueda llegar a todos los rincones del hiperdocumento, explorar todos los significados que le ofrece. Este desbordamiento en páginas como Youtube es latente ante el incontable número de vídeos que están alojados. Para autores como Landow, cabe la posibilidad de que partes del hipertexto carezcan de lector o haya usuarios que nunca lo vean; esto lo podemos ver en las páginas de alojamiento de vídeos; el vídeo del gol de Fernando Torres en la final de la Eurocopa 2008 tendrá mayor relevancia y será más visualizado que el de la construcción de una carretera a base de adoquines en la provincia de Cuenca.

Youtube tiene una estructura jerárquica de hipertexto, se enlazan los nodos –vídeos- por niveles basándose en las tags, descripción y titulación de cada una de las lexías. Aunque en parte también podríamos hablar de estructura secuencial por el hecho de poder ver vídeos relacionados al finalizar la visualización de uno determinado. Ambas estructuras, jerárquica y secuencial, son una herencia de procedimientos cognitivos de la cultura lineal.

Hablemos seguidamente de las herramientas de la navegación hipertextual que existen en los vídeos existentes en la Red. Por un lado, al ser un archivo multimedia podemos avanzar y retroceder gracias a una barra de tiempo que aparece en la parte inferior del vídeo. Desde no hace más de un año, Youtube ofrece a sus usuarios el incorporar notas y vínculos a otros vídeos o páginas web. También existen los “vídeos relacionados” ya nombrados en párrafos anteriores.

Propiamente, el vídeo como tal no posee un botón de retroceso, si queremos efectuar esta acción debemos emplear el facilitado por el navegador web. Recordemos que esta opción representa un papel fundamental en el desarrollo hipertextual ya que significa que todos los vínculos del hipertexto son de doble sentido, en el ámbito audiovisual, a día de hoy, no está presente.

El usuario registrado de Youtube puede crear una lista de favoritos y una lista rápida, para así almacenar los audiovisuales que le interesen para verlos en cualquier momento sin necesidad de efectuar una búsqueda. Puede con ello crear un particular hipertexto pero nunca audiovisual, debido a lo dicho en el párrafo anterior.

Algunos usuarios han optado por crear un hipertexto audiovisual real a pequeña escala en su propio canal Youtube. Lo han realizado a través de lo que ellos mismos llaman “Crea tu propia aventura” (TUBE-ADVENTURES – Aventura Interactiva). Editan y suben a la red una serie de audiovisuales y en cada uno de ellos ponen enlaces que les llevan a otros vídeos elaborados por ellos y que dan continuación al anterior. Trazan una historia y al final de cada archivo dan al usuario la opción de elegir entre tres caminos posibles a seguir. Es la misma idea que plasmó el escritor argentino Julio Cortazar en su libro “Rayuela”, en el que el lector al final de cada página tenía la posibilidad de elegir el desarrollo vital del personaje de la novela.

En ambos casos –estos vídeos de Youtube y Rayuela- se pretende evitar la predeterminación propia de la novela o vídeo tradicional, dando así libertad al usuario para que decida cuál es el siguiente paso que debe tomar el protagonista de la novela o el vídeo.

A continuación expongo dos capturas de pantalla del ejemplo de hipertexto audiovisual encontrado en Youtube:

Captura de pantalla

En la imagen superior, obra del usuario Pinofas (http://es.youtube.com/user/pinofas) se intenta imitar la apariencia visual de un videojuego e ir cambiando las características del personaje según la decisión que el usuario adopte.

El usuario TheSKirrelCongress (http://es.youtube.com/user/TheSKirrelCongress), en el ejemplo inferior, ha creado una historia bajo el título “Tú decides el final”. En ella se narra el robo sufrido por el protagonista. Al usuario se le dan, como vemos, tres opciones: ir hacia un lado u otro persiguiendo al ladrón o preguntar a algún testigo del hecho. También se le da la posibilidad de volver al vídeo anterior.

Captura de pantalla

En ambos casos el número de visitas a cada vídeo es muy alta, en un caso 36.010 y en otro 496.107. Si sumamos las visitas de todos los audiovisuales –nodos- de cada una de las historia, la cifra se dispara.

Son pocos los usuarios que se han aventurado a emular a Cortazar ya que es una práctica laboriosa al tener que grabar diferentes tomas de vídeo según las historias que queramos contar al ciudadano. Además, para el consumidor de vídeos en la red es tedioso y cansado pasarse varias horas frente a la pantalla del ordenador viendo vídeos teniendo que pulsar el ratón cada dos minutos, como observamos en la primera captura de pantalla, o menos de veinte segundos, en la segunda, para continuar el relato.

Consideraciones finales del estudio y análisis sobre el hipertexto audiovisual en la red.

Tras realizar este análisis podemos extraer algunas consideraciones. El hipertexto audiovisual en su plasmación práctica puede darse a pequeña escala, con reducidos nodos en diferentes archivos. Todos estos archivos deben estar creados por el mismo usuario o en relación con otros, pero en total coordinación y empleando los mismos patrones de diseño a la hora de editar los archivos en populares programas como Adobe Premiere, Pinnacle o Avid.

A día de hoy no encontramos en la Red ningún hipertexto audiovisual que no conste de diferentes nodos en distintos archivos. A nivel usuario con los programas existentes de edición de vídeo citados en el párrafo anterior, es imposible insertar varias lexías interconectadas entre sí en un mismo archivo. De hecho, no existe la opción de insertar vínculos en el propio vídeo que permitan emitir una parte del audiovisual u otra según le plazca al usuario.

Sí existe la tecnología flash, utilizada en las principales webs en banners publicitarios. Flash, es una aplicación del gigante del software Adobe que trabaja con fotogramas y cuya extensión es .SWF. Con esta herramienta, el usuario puede crear un completo hipertexto con multitud de nodos. Esta tecnología es empleada en videojuegos y visitas virtuales, estas últimas están compuestas por fotografías panorámicas esféricas que permiten al usuario observar el espacio fotografiado en 360ºx180º, es decir, como si estuviera en el lugar. Este tipo de tecnología se emplea mucho para visitas a museos o monumentos históricos a través de la Red.

Sin duda, la visita virtual es hipertexto, un hipertexto únicamente visual acotado por las paredes del edificio que se visita virtualmente.

Visita virtual

Sobre estas líneas podemos ver la captura de pantalla de la visita virtual ofrecida en la web del Museo Nacional de Escultura, ubicado en Valladolid.

En vídeo, como dije en el análisis, hoy solamente podemos hablar de hipertexto audiovisual si copiamos el “Crea tu propia aventura” de los usuarios de Youtube anteriormente citados, es decir, un hipertexto a pequeña escala con pocos nodos y ningún enlace externo que haga que el usuario no pueda retornar al punto anterior.

¿Tiene el lector posibilidad de moverse libremente por un audiovisual sin perder el hilo y la significación de la noticia? La respuesta es que en la Red o en Youtube, no. Básicamente por las dimensiones, número de usuarios y anarquía existente en la cración de contenidos y la ausencia de estandarización de categorías y tags.

Podríamos hablar de hipertexto audiovisual al cien por cien si nos refiriésemos a un solo archivo cerrado en el que existiese una unión entre vídeo, audio y flash. Para que el usuario tuviese una recorrido fluido sin necesidad de perder el tiempo esperando la carga del audiovisual.

Hoy es sumamente complicado el que se desarrolle una herramienta tan compleja que aúne estas tres características –flash, audio y vídeo- ante la enorme brecha digital existente. No sólo entre el primer y el tercer mundo. Sino dentro del propio mundo desarrollado. La tecnología flash requiere de avanzados y modernos equipos informáticos y más si incorporase audio y vídeo, ya que ello aumentaría la necesidad de memoria virtual y velocidad de los microprocesadores.

El lento desarrollo de la instauración de líneas ADSL en los hogares y el insignificante cableado de fibra óptica que existe supone que las importantes novedades de la Red tarden en llegar al usuario. Con la fibra óptica se aumentará de manera imparable el intercambio de archivos, y las informaciones viajarán a una velocidad vertiginosa. Mientras tanto, el hipertexto audiovisual a gran escala en la Red, deberá esperar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s