Los sudarios no tienen bolsillos. Pero piensa, es gratis

Va a parecer que me devoro los libros, pero no. Recientemente he concluido “Piensa, es gratis”, un tomo de pastas “amarillo subrayador” del publicista Joaquín Lorente. Sin duda, es un libro que nunca me compraría. Se podría enmarcar en la estantería de auto-ayuda de cualquier librería. Que si la competencia, que si la marca, que si las ventas, que si la reputación corporativa… Interesante si tienes una empresa, si trabajas en una o si estás en paro y deseas montar un utópico tinglado que te reporte quiméricos beneficios.

En este libro amarillo, el autor lanza 84 –creo– consejos de no más de tres páginas cada uno. En ocasiones llega a emplear un vocabulario vulgar, supongo que será para atraer y suavizar la lectura de un receptor que ansía renovar sus neuronas, digo yo. Después de leerlo no tengo la sensación de que me haya ayudado, bueno quizá me haya ayudado a poner un toque de color amarillo en la estantería. Suerte que no pagué un euro por la compra.

Uno que sí me ha servido de ayuda es “Los sudarios no tienen bolsillos” de Horace McCoy. Es un libro de esos que terminas y te preguntas por qué ya no hay más páginas En mi opinión, esta obra, salvando las distancias y los géneros, está a la altura de títulos como “El Alquimista” de Paulo Coelho o “Los cínicos no sirven para este oficio” de Kapuscinski. El de McCoy muestra como un periodista deja su empleo en un importante diario para poder mostrar a toda la ciudad los casos de corrupción y demás trapicheos que acontecen a su alrededor. De ahí que denuncie a un equipo de béisbol que se dejó ganar, a un abortista o a unos tipos que se comportan igual que el Ku Klux Klan.

Sin querer y mientras redacto este texto encuentro un paralelismo entre los dos últimos libros que he leído. Por un lado, uno grita en portada que piense, que es gratis. Y por otro, leo una historia cuyo centro es la mordaza que tiene el periodismo. Un bozal no canino que por desgracia no es una cuestión de novela.

A diario en los medios de comunicación vemos como las noticias son marcadas por la agenda política de los chupópteros de turno. Diez o quince páginas como mínimo suelen dedicar los periódicos de tirada nacional a “copiar y pegar” lo que han dicho los políticos en rueda de prensa. Qué paradoja, el cuarto poder sirve de altavoz del PP, del PSOE, de IU, de…¿cuántos más chupan del bote?

Lo mismo que con los políticos pasa con las grandes corporaciones como puedan ser el Banco Santander o El Corte Inglés. Empresas que compran espacios publicitarios en prensa escrita para tener cogidos por los huevos –permítase la grosería– a los directores de los periódicos y, en consecuencia, al redactor que hace días terminaba ilusionado su carrera de Periodismo.

Suerte que tenemos internet para poder escribir y para poder pensar lo que nos plaza…o quizá no.

> Libro “Piensa, es gratis”, de Joaquín Lorente.

> Libro “Los sudarios no tienen bolsillos”, de Horace McCoy.

Un comentario en “Los sudarios no tienen bolsillos. Pero piensa, es gratis

  1. Pingback: Hasta la cumbre. Una luz más entre la sombra propia « El Blog de Pablo H. Breijo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s