Linda, Jon, Cristina, Laura, Israel y todos los demás

Aunque la sociedad se lo grite, ninguno de ellos es un fracaso como persona.

Normalmente las grandes celebraciones las solemos dejar para el fin de semana. Ya sea encontrarnos con los amigos, jugar un partido o ir de visita a algún lugar. Para otras personas, la rutina es igual de lunes a domingo. Los siete días de la semana tienen el mismo horario.

Pues bien, era un martes cualquiera y decenas de jóvenes acudieron al pabellón deportivo que se encuentra a pocos metros de donde viven. Allí les aguardaba un encuentro único. Un noventa por ciento de todos ellos no había vivido nunca algo similar.

Eran las siete de la tarde y un pequeño grupo de personas cantaba villancicos en una de las esquinas del pabellón de deportes. ¿Qué sentido tenía aquello? A los pocos minutos apareció un hombre vestido completamente de blanco. Los jóvenes se miraban entre ellos. Algunos sonreían, otros le comentaban al de al lado su sorpresa ante aquella figura.

Un señor vestido de blanco había ido a “su barrio” a convivir con aquella familia de jóvenes durante un par de horas. Un encuentro con unas características determinadas al que quizá algunos de ellos no asistían desde que tenía diez años. La distracción se palpaba hasta que el señor vestido de blanco empezó a hablar con ellos. Unas palabras no lanzadas al aire sin destinatario concreto. Era una conversación directa entre él y aquel grupo de jóvenes.

Se sentó frente a todos ellos para escuchar sus preguntas y sus necesidades. Allí estaban Linda, Jon, Cristina, Laura, Israel y otros tantos con ganas de saber la opinión de ese señor sobre cuestiones que les arden en su interior cada jornada que pasan en “aquel barrio” en el que viven. El hombre vestido de blanco les hizo saber que, aunque la sociedad se lo grite, ninguno de ellos es un fracaso como persona. Da igual cuál haya sido su error, Dios les perdona.

El señor vestido de blanco era el obispo, y Linda, Jon, Cristina, Laura, Israel y todos los demás, los residentes de un centro de menores de algún lugar de España.

Un comentario en “Linda, Jon, Cristina, Laura, Israel y todos los demás

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s