Las mentiras de “una situación infernal”

Escribe Juan José Millás en el anticlerical diario español El País un artículo titulado “Una situación infernal”. En él expone su parecer sobre la relación existente entre el papa Benedicto XVI y el cardenal Tarcisio Bertone. Es una opinión simple, superficial, facilona y que genera sonrisas entre los mediocres.

Es indudable que Millás redacta muy bien y quizá, cuando terminó de escribir esta “situación infernal”, emitió un suspiro de placer pensando en un nuevo premio de esos que ya no le caben en su estantería. Quizá me equivoque.

Los documentos de “Vatileaks” no desprestigian a Benedicto XVI

La primera idea simple que lanza este escritor valenciano a sus lectores es que “Bertone manda mucho, manda incluso más que el Papa porque es el que está en la cocina, en la trastienda, es el hombre en la sombra de Ratzinger”. Yo considero a Millás como un tipo estudioso, que no deja nada al libre albedrío. Pero veo que es aficionado a contar medias verdades para que sus acólitos entren en éxtasis. Millás sabe -como yo- que Bertone es el Secretario de Estado del Vaticano. Es decir manda en los asuntos políticos y diplomáticos del Vaticano como Estado. Hay que diferenciar entre Estado Ciudad del Vaticano y Santa Sede. Para un católico importan poco los asuntos diplomáticos y políticos de la Iglesia.

Luego suelta un cúmulo de simplezas como que el Vaticano invierte en la fabricación de armas o condones. Millás no dice la verdad y escribe lo que su público quiere leer. También dice una serie de memeces sobre la figura del camarlengo que no merece la pena repetir, ahí tienen el artículo para echarles un vistazo si tienen estómago.

Añade el articulista que Bertone y Benedicto XVI son -o eran- partidarios de la Inquisición. Se ampara en decir que los dos formaron parte de la Congregación para la Doctrina de la Fe, un órgano de la Iglesia cuyo cometido es el de promover y tutelar la doctrina de la fe y la moral en todo el mundo católico. Hoy nadie quema a herejes en la plaza pública y Millás lo sabe. La Iglesia es fiel a su doctrina y no obliga a nadie a ser católico. No se puede ser católico a medias, haciendo una Iglesia “a mi medida”.

También tiene espacio para hablar de la filtración de documentos privados del Papa. El caso conocido como “Vatileaks. Millás habla de que los “documentos comprometedores para la curia, algunos de los cuales se habían filtrado a la prensa con resultados catastróficos desde el punto de vista de la imagen del papado actual”. ¿Se puede decir la palabra “descojono”? Pues me descojono con lo que dice Juan José Millás. Ninguno de los archivos publicados daña a Benedicto XVI, de hecho muestran una imagen positiva de él ya que es ahí donde se ve que el Papa escucha a muchas personas en relación a algunas situaciones que se dan en la Iglesia.

“Una situación infernal” para Millás que está llena de lo que está abarrotado el infierno: de mentiras.

Anuncios

Un comentario en “Las mentiras de “una situación infernal”

  1. Pingback: Benedicto XVI ya ha perdonado a los acusados del caso Vatileaks « El Blog de Pablo H. Breijo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s