La vida que vivimos públicamente

He tenido ocasión de ver un documental de Aleks Krotoski llamado “La Revolución Virtual”. En él se muestra cómo funcionan grandes empresas de la Red como Amazon, Google, Yahoo o Facebook. Además explica cómo es posible que internet sea gratuito en casi la totalidad de sus servicios.

La respuesta, como es lógico, está en la publicidad. Al fin y al cabo es algo natural. Lo que quizá dé más miedo es la cantidad de información personal que publican muchas personas en internet. Conozco gente que desde 2008 ha publicado semanalmente decenas de fotografías en páginas como Facebook o Tuenti.

Hagan la comprobación. Entren en el perfil de un amigo que sea bastante activo en las redes sociales, miren el número de álbumes o páginas de fotos y echen la cuenta si la mente o la calculadora se lo permite. Yo tomaré el ejemplo del perfil de un joven amigo de 18 años en la red social española Tuenti. Las fotos que ha subido llegan a casi 4.000. En muchas de ellas no aparece el propio joven. La cuestión viene con las fotos subidas por otros “amigos” en las que sale el protagonista de nuestro ejemplo. La cifra llega a las 9.000.

Muchas personas han convertido su vida privada en un escaparate al que se asoman personas conocidas y también desconocidas

En muchas de esas 13.000 fotografías no saldrá el joven. Pero imaginemos que sí aparece en la mitad de ellas. 6.500 fotos personales que, en su opinión, no interesan a nadie más que a él y a sus amigos. Pero que verán los amigos de sus amigos y, peor aún, una empresa que guardará con mimo esas fotos con no se sabe qué objetivo. Es decir, la red social en la que las publica.

Ya no hay intimidad. Ahora nuestra vida es pública. Hoy, mañana y para siempre.

Un comentario en “La vida que vivimos públicamente

  1. –Hay diferentes tipos de contribuciones. El más común tiene que ver con la relación entre cuestiones políticas y redes sociales, que pudimos ver en Túnez y Egipto, por ejemplo. Pero también hay otros dos elementos importantes. El primero es que las redes nos ayudan a explorar nuestras identidades, quiénes somos, cómo queremos presentarnos públicamente. El segundo es la comunidad. Las redes hicieron que las tecnologías no asusten tanto a la gente, principalmente porque nos ayudaron a conectarnos fácilmente. Además, hicieron volar la idea de que la comunidad tiene que ser un concepto muy físico, es decir, que necesitamos vernos cara a cara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s