Diez consejos para que la web de una parroquia sea efectiva

Objetivamente, la mayoría de las parroquias no tienen ni página web, ni blog, ni Facebook, ni Twitter, ni nada que tenga relación con internet. Hoy por hoy, párrocos y laicos no apuestan por la Red para hacer presente a la Iglesia y a Jesucristo en la sociedad actual. No es una tarea sencilla pero tampoco imposible. Diez consejos pueden ayudar a dar los primeros pasos para que la web de una parroquia sea efectiva.

Debemos seguir una serie de pasos para que nuestra parroquia salga en buscadores de internet como Google

1. La creación. Ya no existe excusa económica para estar en internet. Hay diferentes plataformas gratuitas como Blogger o WordPress que permiten llevar nuestra parroquia a la red de redes. Es importante plasmar en un documento lo que queremos poner en nuestra página. Pensar en las secciones y en los servicios que queremos ofrecer a los feligreses y no feligreses de la parroquia. También hay que elegir bien el nombre. No tiene sentido que pongamos a nuestro blog una denominación que no sea la de la parroquia. Será más sencillo encontrar en los buscadores de internet nuestra página si le ponemos el nombre real.

2. El diseño. Hace años era necesario saber lo básico en diseño web para poder estar en internet. Pero hoy en día, si damos de alta un blog en las plataformas nombradas anteriormente, tenemos un gran número de atractivas plantillas entre las que elegir el diseño deseado. Podemos seleccionar los colores, el tipo de letra o si deseamos que cualquier persona puede dejar sus comentarios o no.

3. Ser paciente. El primer día no vamos a tener la web completa. Es un trabajo que requiere de bastantes horas de dedicación. Es cierto que el diseño básico puede estar listo en tres minutos -que es lo que se tarda en darnos de alta en WordPress o Blogger– pero poco a poco debemos de reforzar y mejorar el diseño. Añadiendo, por ejemplo, una imagen de cabecera en el blog, una foto de la parroquia para que los usuarios la identifiquen rápido o multitud de aplicaciones como un contador de visitas, enlaces a otros sitios web, vídeos que nos gusten o un álbum fotográfico de algún evento parroquial.

4. ¿Cómo aparecer en Google? (I). En principio no debe preocuparnos aparecer o no en los buscadores de internet. Eso vendrá por si solo si seguimos los pasos adecuados. Es fundamental que si es un blog de la parroquia escribamos sobre la parroquia. Para ver un vídeo muy bonito que ha hecho una marca de zapatillas ya tenemos otras páginas o blogs. La web de la parroquia debe informar sobre la parroquia. Cuando escribimos un nuevo texto podemos asociarle lo que se llaman “tags” o “etiquetas”, es decir, una serie de palabras asociadas que harán que las búsquedas sean más sencillas. Si por ejemplo escribimos sobre los horarios de catequesis, podemos añadir la etiqueta “catequesis”. También existen las “categorías” que ayudan también a filtrar por contenido. Es aconsejable no utilizar tecnología flash porque no indexa bien en los buscadores.

5. ¿Cómo aparecer en Google? (II). Es fundamental anunciar a los feligreses que se ha creado una página web de la parroquia. Ya que son el público potencial al que irán destinados los contenidos que ahí se publicarán. Muchas personas se mueven muy bien por internet. Ellos pueden poner enlaces a la web de la parroquia en su blog, web o perfiles en las redes sociales. Eso ayudará a que nuestra página se expanda con facilidad.

6. Redes Sociales. ¿Debe estar la parroquia en Facebook, Twitter, Tuenti o Google +? La respuesta es sí. Más de la mitad del tiempo que una persona pasa en internet lo hace en las redes sociales. Podemos crear un perfil en Twitter y vincularlo a nuestro blog de manera sencilla para que así, cada vez que publiquemos algo, aparezca automáticamente en este servicio de microblogging. En Facebook y en Tuenti debemos crear una página y nunca un perfil. ¿Por qué esta diferencia? Las páginas son abiertas a cualquier persona que quiera obtener información. En cambio, un perfil requiere la aprobación de quien lo administra. En cuanto a otras redes como Google +, aunque están menos expandidas en España, también podemos estar presentes.

No es una parroquia virtual, es una parroquia real que tiene su imagen en internet. El blog no sustituye, evidentemente, al templo.

7. Pedir ayuda. El sacerdote tiene decenas de tareas que hacer en la parroquia. Es mejor que se siente en el confesionario o esté en la capilla rezando que delante de la pantalla del ordenador escribiendo la crónica de la última convivencia de la parroquia. El cura debe estar a la cabeza de la página web, pero debe delegar en los feligreses para que le ayuden en esta tarea de hacer presente las actividades parroquiales a la vista de todos. Tampoco debe esperar el sacerdote a que su diócesis le haga la página web.

8. Transparencia. En la página web de la parroquia se debe incluir alguna forma de contactar con el párroco o con el webmaster. Preferiblemente un correo electrónico para que cualquier usuario pueda enviar sus sugerencias, preguntas, dudas o comentarios. También hay que publicar fotografías y dirección postal para que se pueda ubicar la parroquia en un mapa por si alguien quiere asistir a alguna celebración religiosa. No es una parroquia virtual, es una parroquia real que tiene su imagen en internet. El blog no sustituye, evidentemente, al templo.

9. Actualización. Es bueno que si creamos un blog de la parroquia lo actualicemos con noticias paulatinamente. No se trata de escribir cada día. Pero sí cada semana. Por ejemplo, se puede publicar la homilía del domingo. Hay una práctica que, aunque es positiva, no es muy recomendable. Y es la de entrar en una web donde esté el Evangelio del día y pegarlas en nuestro blog. Quizá sea mejor poner un enlace permanente en nuestra página indicando que si pinchamos en ese link podremos leer las lecturas diarias. Si el sacerdote no tiene mucho tiempo para la página web y tampoco nadie que le eche una mano, bastará con crear un blog que muestre dónde está la parroquia, indicar los horarios de misas, confesiones y despacho parroquial, poner un par de fotos del templo y un correo electrónico al que poder escribir. Es decir, como si fuese una página corporativa de nuestra iglesia.

10. La web es un servicio. Podemos pensar que no tiene sentido tener un blog o una web de la parroquia y refugiarnos en la típica frase de “quien quiera saber lo que pasa en la parroquia que venga a la parroquia”. Hay mucha gente, sobre todo no católica, que puede buscar en internet información sobre su barrio o su ciudad y encontrar información de actividades parroquiales. Quizá no vaya a la iglesia, pero ¿y si va gracias a lo que ha leído en la web? Demos la oportunidad.

> Si necesita ayuda con la web o blog de su parroquia no dude en contactar conmigo:

10 comentarios en “Diez consejos para que la web de una parroquia sea efectiva

  1. Pingback: Latino » Blog Archive » Diez consejos para que la web de una parroquia sea efectiva

  2. Pingback: Google considera “negocios” a todas las parroquias de España « El Blog de Pablo H. Breijo

  3. Pingback: ¿Qué imagen da la Iglesia católica en internet? « El Blog de Pablo H. Breijo

  4. Pingback: Latino » Blog Archive » ¿Qué imagen da la Iglesia católica en internet?

  5. Pingback: Los obispos y Twitter « El Blog de Pablo H. Breijo

  6. Pingback: Cómo crear una página de la parroquia en Facebook | El Blog de Pablo H. Breijo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s