Aleteia o un gueto digital de la Iglesia católica

Hace días renació Aleteia, un sitio web que se presenta como “es una red católica mundial que comparte recursos sobre temas de fe para aquellos que buscan la verdad”. Yo debo ser de aquellos que no buscan la verdad porque no me ha llamado nada la atención esta web nacida hace un año como tampoco me la llamó su día su predecesora H2oNews. Me sucedió lo mismo cuando los hacedores de vídeos de May Feelings inventaron una red social para rezar. ¡Ojo!, todo legítimo, solo faltaría.

El sitio web Aleteia ofrecerá “anuncios publicitarios seguros a un público creyente”

Pero la cuestión no es esa, sino ¿por qué seguir creando plataformas segmentadas en lugar de entrar a formar parte de algo más grande? No digo que la nueva Aleteia no tenga sus perfiles en redes sociales o no aparezca en Google, sino que me pregunto por qué se siguen creando guetos católicos en lugar de estar en el mundo. Cuando digo “estar en el mundo” me refiero a estar donde está la gente, en la “jungla”, dando testimonio en los espacios virtuales más virulentos con la fe cristiana, y no crear un sitio web al que solamente vayan a entrar católicos.

Vale, usted dirá: “en Aleteia entran muchos ateos”. Sí, seguramente entren más ateos que en plataformas como Youtube, Facebook o la página web de la MTV, no voy a discutir sobre cifras. Sus creadores afirman que Aleteia no pertenece al Vaticano. En eso confío aunque mi pensamiento me lleve a pensar que la Santa Sede apoya de varias formas a la Fundación para la Evangelización a través de los Medios, madre del proyecto.

Lo positivo de este portal de Internet es que instituciones eclesiales, congregaciones religiosas, movimientos apostólicos, productoras católicas y demás podrán enviar sus contenidos para hacerse autobombo en un sitio web al que prevén que entrarán miles de usuarios cada día y donde se aglutinará todo este contenido disperso por la Red. Es decir, quieren hacer como una especie de televisión que acoja mediante una red lo que producen otros, es decir, los denominados “partners” que quizá tengan que pagar una cuota por mandar sus vídeos. Lo desconozco.

Por otro lado, los presumibles anunciantes podrán -como así se indica cada vez que pasamos el ratón sobre un banner en la web- “ofrecer anuncios a un público creyente” y avisan al navegante de que están ante un “anuncio publicitario seguro”. Sin duda, inquietante.

¿Y los usuarios? Para los que no producimos contenido sino que vamos a ir a la web de Aleteia a buscar respuestas sobre Dios o la Iglesia antes de entrar en Google, Youtube, la web del Vaticano o preguntar a un sacerdote, esta red social cristiana nos permitirá aprender lo que no sabemos de forma interactiva y en seis idiomas.

Gracias a Dios, con este artículo no voy a provocar que cierren Aleteia. Pero, desde mi punto de vista, es un gueto digital de la Iglesia católica. ¿Por qué no empeñar esfuerzos en poner anuncios en Google, Facebook, Twitter o Youtube como ya hacen mormones y evangélicos? Conozco a pocos católicos que les apetezca entrar en un sitio web como Aleteia, pero conozco a católicos, agnósticos, evangélicos, ateos y mediopensionistas que gastan horas y horas en las famosas redes sociales. “Pues qué católicos más raros conoces“. ¡Ya ves!

5 comentarios en “Aleteia o un gueto digital de la Iglesia católica

  1. Yo tampoco veo sentido a una red social católica… aunque no somos del mundo, estamos en el mundo. Creo que debemos estar presentes en las redes sociales, lo que hay que cuidar es el cómo, para poder dar un testimonio coherente:
    “Comunicar el Evangelio a través de los nuevos medios significa no sólo poner contenidos abiertamente religiosos en las plataformas de los diversos medios, sino también dar testimonio coherente en el propio perfil digital y en el modo de comunicar preferencias, opciones y juicios que sean profundamente concordes con el Evangelio, incluso cuando no se hable explícitamente de él. Asimismo, tampoco se puede anunciar un mensaje en el mundo digital sin el testimonio coherente de quien lo anuncia. En los nuevos contextos y con las nuevas formas de expresión, el cristiano está llamado de nuevo a responder a quien le pida razón de su esperanza.” (MENSAJE DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI PARA LA XLV JORNADA MUNDIAL DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES).

  2. Pingback: La nueva evangelización en el continente digital « El Blog de Pablo H. Breijo

  3. Hola, mientras redacto un primer artículo en un nuevo blog personal aqui en este portal, justamente el día de ayer expuse una reflexión y cuestionamiento en un artículo sobre el sacerdocio para las mujeres que publicó aleteia en Facebook, es un cuestionamiento que hago a la audiencia, no usé majaderías, ni ofendí a nadie, simplemente me limité a citar un hecho (que hace poco fue dado a conocer) y a expresar un cuestioamiento al respecto que por cierto, en los sitios en donde he visto que otros, tratan con explicaciones peregrinas de explicar eso que cuestioné se limitan a vertir reflexiones personales y jamás citan documentos oficiales que expliquen tal hecho por parte del Magisterio de la Iglesia, en resumidas cuentas, nadie ha sido capaz de responder de manera contundente y sobre todo documentada una reflexión audáz que ha surgido desde la teología de la mujer. Pues mi comentario fue eliminado (en una pagina de esa red, al eliminar un comentario, sólo lo pueden ver de ese momento en adelante quien lo puso y sus contactos) Hice mi reclamo a Aleteia en su propio muro (fuera de los cometarios de sus artículos) y Aleteia sólo se limitó a contestar tal cual políticos demagogos lo siguiente: “Estimado amigo, Aleteia se reserva el derecho a eliminar comentarios que contengan insultos, lenguaje agresivo, racista o que pueda incitar al odio. SI NO LOS CONTIENE, NO SERA OCULTADO” Pero el mío sí lo fue y NO LOS CONTENIA!!

    Afortunadamente y cuando me percaté de esto, documenté con video todo y lo estoy editando para subirlo a internet y exponer a esta organización apoyada por el Vaticano. Por cierto, el la descripción de la Página de ellos en Facebook, reza la leyenda que “Aleteia viene del griego antiguo. Significa “verdad”. Creada en 2011, Aleteia surge como una respuesta al desafío lanzado por Benedicto XVI de anunciar el Evangelio en los Nuevos Medios” ¿Será acaso que me censuraron por mencionar en mi reflexión el término “Prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe”?

    Saludos

  4. Bueno, estoy obligado a comentar respecto al comentario que deje por aqui. Finalmente Aleteia me respondión de forma “más humana” (les dije que parecían “bots” cuando me contestaban) y me aclaró la causa: incluir en el comentario ligas directas a documentos. Me retracto de lo que dije, asi las cosas. Saludos.

  5. Pingback: Aleteia, ACI Prensa y El Yunque | El Blog de Pablo H. Breijo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s