Iglesia católica, sexo y comunicación externa

La comunicación externa es fundamental en una institución

La comunicación externa es fundamental en una institución

Hace semanas el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, propuso a la delegación diocesana de Infancia y Juventud que iniciase unos cursos de sexualidad y afectividad para los jóvenes de la diócesis complutense. Estas charlas serán impartidas por una doctora vinculada al Centro diocesano de Orientación Familiar (COF). Cualquier institución tiene derecho a promover enseñanzas y cada cual es libre de asistir o no.

En el sitio web de la delegación de jóvenes se anunció este curso a finales de diciembre con un texto informativo acompañado de una imagen de un chico y una chica agarrados de la mano.

Ayer miércoles 16 de enero de 2013, la agencia EFE emitió una nota de prensa hablando sobre este curso. Sorprendente noticia sabiendo que se refiere a una información local. ¿Dónde está lo llamativo? Pues en el cartel al que se da el título de “cartel promocional del seminario” cuando no es así. No existe un cartel oficial que informe sobre las charlas. ¿Dónde está, entonces, el problema? En la comunicación institucional externa que nace desde dos fuentes distintas.

¿A qué me refiero? La agencia EFE -que en una ocasión ya mintió sobre unas palabras de Reig Pla– tomó la información de la web de la Pastoral Universitaria de Alcalá de Henares. Esta delegación episcopal publicó la información de los cursos y adjuntó una imagen sacada de internet que muestra un estereotipo negativo de la juventud católica. Una foto en la que sale un grupo de jóvenes y en la que se puede leer el texto “¡Agárrense muchachones porque ahora sí vamos a hablar de sexualidad como Dios manda!”.

Muchachones

La delegación de Pastoral Universitaria adjuntó una imagen a la información oficial

Comprendo a EFE, a El Periódico, a Público, a 20minutos, a la versión española del Huffington Post y a todos aquellos medios de comunicación que han dado difusión a esta imagen de mofa vinculada a la diócesis de Alcalá. El martirio mediático y dejar a los católicos como unos memos está justificado. Esto sucede cuando no existe una clara y única comunicación externa y cada cual hace lo que le parece no sé con qué propósito.

A buen seguro, la noticia no habría aparecido en la prensa si no se hubiese adjuntado el falso cartel de los “muchachones”. La Iglesia, a veces, tiene el enemigo en casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s