La verdadera vocación

periodismo periodista journalism journalist la verdadera vocacion

El periodismo no te tiene que gustar, tienes que amarlo. Foto de Zach D Roberts

La sociedad en la que vivimos ha obligado a miles de personas a dedicar su vida a lo que no quieren. Hay comerciantes que nunca quisieron ser lo que son. Hay jardineros que nunca quisieron ser lo que son. Hay médicos, abogados, economistas, albañiles, marineros, periodistas… que nunca quisieron ser lo que ahora son. Es la vocación fallida provocada por las condiciones que marca la vida.

El dinero manda en este mundo y cuando ganamos la mayoría de edad se abre un abanico de posibilidades laborales y académicas. ¿Hacia dónde dirigir la vida? Si fuésemos bohemios e idealistas elegiríamos con el corazón y basándonos en lo que amamos. Pero pocas veces la elección es libre ya que nos esclaviza la sociedad que nos apabulla.

Las facultades de periodismo se llenan cada año de estudiantes que no tienen vocación por el oficio. Se matriculan porque está de moda, porque les gustaría ser locutor de radio o porque les encantaría trabajar en la televisión. Podrían haber elegido esa rama universitaria u otra. El periodismo no te tiene que gustar. Hay que amarlo y para ello hay que contar historias, hay que servir

Como dice el vídeo que acompaña a estas letras, “si no te sale ardiendo de lo más profundo de ti, a pesar de todo, no lo hagas”. No seas periodista si no lo vas a ser durante los minutos que estás despierto de las veinticuatro horas que posee cada uno de los siete días de la semana. Haz otra cosa. El periodismo no es simplemente la tele, un blog, la radio, Twitter o un periódico. Ni siquiera asistir a tertulias. Está por encima de cualquier formato que lo pueda contener. No es ir a ruedas de prensa ni es acercar el micrófono a la boca de un político. Hay historias que contar donde menos te lo podrías imaginar. Y tú -si amas esto- has sido elegido para ello.

En el vídeo aparece el periodista David Beriain. El reportero al que copié la frase que aparece en lo alto de este blog: “El Periodismo es salir, ir, ver, escuchar, retratar, grabar, apuntar, volver y contar”. Hay una frase en el audiovisual que afirma que “si estás intentando escribir como cualquier otro, olvídalo. […] Si primero tienes que leerlo a tu esposa, o a tu novia, o a tu novio, o a tus padres o a cualquiera, no estás preparado”.

¿El periodista nace o se hace? Esto es una vocación. No la busques, vendrá.

Anuncios

3 comentarios en “La verdadera vocación

  1. Pingback: El día que Intereconomía sí me pagó | El Blog de Pablo H. Breijo

  2. Pingback: El amor al periodismo. Eso que nadie entiende | El Blog de Pablo H. Breijo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s