El cambio de hora del 11 de marzo de 2004

A comienzos de marzo de 2004 algunos compañeros de facultad preparamos una visita turística y cultural a Toledo. La fecha elegida era el jueves 11 de marzo. La idea primera era quedar en la estación de Atocha a las ocho de la mañana pero posteriormente decidimos que era mejor quedar a las nueve.

Velas y oraciones por las víctimas del 11M

Velas y oraciones por las víctimas del 11M

Aquel 11 de marzo quedamos a las ocho de la mañana -en lugar de a las siete- en una estación de Alcalá de Henares de la que salían decenas y decenas de personas. No había servicio de trenes. Las primeras especulaciones era que había habido un accidente en las vías o que había huelga. Era imposible viajar a Madrid en tren.

¿Íbamos a cancelar la visita turística a Toledo por culpa de unos huelguistas o un descarrilamiento? Optamos por ir a la estación de autobuses para viajar a Madrid y encontrarnos allí con el resto de compañeros de clase. Pero las colas para montarse en un autobús daban la vuelta a la manzana.

Nadie sabía nada. No había redes sociales, ni un acceso a internet en los teléfonos móviles que no costase un euro por minuto de conexión. Volví a mi casa y vi la televisión. El resto es Historia de España.

Hoy diez años después recuerdo ese cambio de hora. Entre Alcalá de Henares y Madrid hay cuarenta minutos de trayecto. Yo iba a coger el tren de las 7 de la mañana y los trenes explotaron entre las 07:36 y las 07:40.

La noche de aquel 11 de marzo de 2004 el grupo musical Iguana Tango compuso una canción llamada “Madrid, 11 de marzo”. Resume muy bien aquella jornada trágica en la que de Madrid al Cielo solamente viajaron los ángeles.

La letra dice así:

Madrid, 11 de marzo
se ha parado tu reloj
hoy el mundo se gira para mirarte
con riadas en los ojos
y quitándose el sombrero
ante el frío todos tratan de arroparte
porque hoy de Madrid al Cielo sólo han viajado los ángeles.

Madrid, 11 de marzo
nadie sabe respirar
las miradas caminan a ras de suelo
nadie entiende y nadie habla
nadie sabe a dónde va
las sirenas cantan en señal de duelo
porque hoy de Madrid al Cielo todos echamos a andar.

En Madrid, 11 de marzo
la amargura despertó
y se estremecio a las ocho menos cuarto
la ciudad entera intenta saber
dónde están sus hijos, si se encuentran bien
y la vida pierde su significado
porque miles de ilusiones se han quedado en el ayer.

Madrid, 11 de marzo
yo soy tú y tú eres yo
no distingo rostros, gestos, ni colores
la ciudad es un espejo
sólo late un corazón
ni siquiera existe gente rica o pobre
porque hoy de Madrid al Cielo nadie encuentra las razones.

En Madrid, 11 de marzo
la amargura despertó
y se estremeció a las ocho menos cuarto
la ciudad entera intenta saber
dónde están sus hijos, si se encuentran bien
y la vida pierde su significado
porque miles de ilusiones se han quedado en el ayer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s