La complejidad del aborto

El tema siempre ha estado ahí presente pero últimamente parece estar de moda. El aborto entendido como interrupción voluntaria del embarazado es un asesinato. Es mi opinión, es mi blog y si no le gusta cierre usted la página. Cuando un hombre deja embarazada a una mujer o una mujer se queda embarazada de un hombre, significa que se ha llevado a cabo la concepción, la creación de una nueva vida humana, de una persona como usted y como yo.

Madre tatuada

Estar a favor de la vida no es una cuestión política, social o religiosa. Es una cuestión humana.

Cuando uno afirma esto, de pronto aparecen los “eufemistas”. Los académicos de la lengua española nunca han pronunciado este título. Pero es mi manera de calificar a aquellos que usan eufemismos para todo. Estos “eufemistas” llaman feto, embrión, ser, criatura potencial, célula y demás a lo que es una vida humana. Podemos afirmar que en su buceo por el diccionario de sinónimos, los “eufemistas” llevan parte de razón, basta con leer el diccionario de la RAE para ver que los circunloquios trazados por los académicos de la lengua son brillantes y buscan la redacción de la definición para contentar a todos. La Academia democrática.

Pero claro. Imaginen ustedes el caso. Tienen una amiga que se ha quedado embarazada. Es una gran alegría. Ella está feliz, sonríe como nunca antes lo ha hecho y cuida a su vientre como a ella misma. Esta amiga le invita a usted o a uno de los “eufemistas” a tomar una merienda en su casa para comentar las molestias de la gestación, los colores elegidos para pintar la habitación o el nombre de su próxima hija.

Entonces, en ese instante, mientras usted degusta una pastita acompañada de un café, le pregunta a su amiga encinta eso de “¿qué tal tu embrión?, ¿notas las pataditas de tu feto?“. Imaginen la cara de la gestante. Yo no sé qué tipo de amistades tienen ustedes pero yo le preguntaría mejor aquello de “¿qué tal tu bebé?” o ¿ya notas las pataditas de tu niña?”. Sentido común y lógica.

Normalmente -aunque siempre hay excepciones y no es bueno generalizar- los “eufemistas” son los mismos que suelen declarar que la mujer tiene derecho a abortar. Quieren que la legislación existente permita que, tras consumarse la concepción, la mujer pueda ir a un hospital y someterse a la interrupción de esa nueva vida. Como el que va a ponerse una escayola, vamos. Además dicen que velan por los derechos de las mujeres. Pero, ¿y si el bebé es una mujer? ¡Ojo!

Se suele vender la historia de que las mujeres se pueden desangrar si abortan en su casa. Sin duda tienen razón, pero creo que más se desangra el bebé abortado. También defienden que el niño puede nacer con malformaciones o alguna discapacidad, y etc. La cuestión es que a la vez que se declaran estas afirmaciones, se instala el mayor coladero que hemos contemplado en la historia de la humanidad. El síndrome de Down es un motivo para abortar. Tal cual. ¿Tienen ustedes algún amigo o conocido con este síndrome? Pues no esperen más para entablar amistad con alguno. El cariño de estos cracks es inigualable.

Niño bebé

Piensa que hoy vives porque no te abortaron

¿Y qué pasa cuando la mujer se queda embarazada y corre riesgo su vida? Yo siempre que surge esta cuestión, menciono el nombre de la italiana Chiara Corbella Petrillo. Un durísimo testimonio que no se alcanza a comprender si no se entiende que en esta vida estamos de paso. Les invito a que conozcan su vida y la de Elizabeth Joice. Estaban embarazadas y murieron para que sus hijos vivieran. La locura del Amor.

Lo que todavía no me he atrevido a juzgar son los casos de aborto por violación. Es decir, es cierto que el bebé no tiene culpa de que un desgraciado haya violado a su madre. ¿Pero qué hacer y qué decir si esa madre es una niña de once años? Se me hiela el alma solamente de pensarlo. ¿Física, psíquica y biologicamente está preparada para gestar una nueva vida durante nueve meses de embarazo?

Uno, si se mantiene firme como yunque golpeado, luchará para que esa menor de edad desarrolle todo la gestación a riesgo de que mueran tanto ella como su hijo. Aunque hay casos de niñas violadas que no interrumpieron su embarazo y ahora son felices, hoy -estando siempre a favor de la vida- no tengo palabras para responder a la complejidad del aborto en caso de violación. No me siento capaz de juzgar lo que pueda hacer una madre en un caso concreto de violación. Espero que Dios perdone mi tibieza.

Lo que la sociedad debe hacer es fomentar la natalidad. Los gobiernos deben dar ayuda económica y social a las mujeres que dan a luz. No asesinemos por egoísmo, no asesinemos porque nos tomamos dos copas de más y se nos olvidó el condón, no asesinemos por irresponsabilidad. Son vidas. Personas. Piensa en tu felicidad actual, lo que te gusta, lo que amas, en tus sueños, en tus amigos, en tu música favorita, en lo que te hace sonreír, en tus proyectos. Piensa en que vives porque no te abortaron.

4 comentarios en “La complejidad del aborto

  1. Precioso y valiente comentario Pablo. Hoy que todos nos escondemos en la tibieza eufemística, la de los casos, o la del silencio, que aún es peor.
    Gracias!

  2. hace poco escuché el testimonio de una ginecóloga católica que intentaba por todos los medios convencer a las mujeres del error del aborto, y se desesperaba porque no conseguía gran cosa. Ahora comenta que aunque sigue siendo muy clara con las madres (y las llama madres aunque no hayan dado a luz, porque aunque dicen que no quieren ser madres ella les recuerda que ya lo son), les advierte del dolor que esa decisión equivocada les va a producir durante toda su vida, pero se ofrece a estar a su lado tomen la decisión que tomen. Y cuando alguien te mira así, se preocupa por tí y te quiere incondicionalmente, que es lo que muchas de estas madres necesitan, no sentirse solas,; esa forma de ser miradas y acogidas hace a muchas de ellas abrirse, derrumbarse y tener el valor de seguir con su embarazo.

  3. Pingback: El obispo de Alcalá, el aborto y el precio del pan | El Blog de Pablo H. Breijo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s