El obispo de Alcalá, el aborto y el precio del pan

Cada vez que habla Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares, sube el pan. Da igual de lo que hable. El pan se pone al mismo precio que en Venezuela, es decir, impagable. Y son miles de personas las que están deseosas de no tener dinero para comprar pan y atizar, azotar y crujir al señor obispo.

Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares

Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares

El prelado complutense ha publicado una carta titulada “Llamar a las cosas por su nombre. Un verdadero reto para los católicos”. La gente pone los telediarios y se indigna; la gente escucha la radio y maldice; la gente lee Twitter y encoleriza. ¿Y saben ustedes que es lo mejor de todo? Que la carta del obispo no se la ha leído ni Judas, que ya es decir. El personal se indigna, maldice, encoleriza y habla de oídas.

Dicho lo cuál, para que no me comparen con Judas, me he leído esta carta episcopal que está dividida en ocho apartados. En el primero cruje a Mariano Rajoy por continuar con la ley socialista del aborto. Reig afirma que hay un “holocausto silencioso” y que “ninguna ley del aborto es buena”. Suscribo esta afirmación frente a la rasgadura de vestiduras de miles de personas que, cuales gurús 2.0, explican que en el vientre de una mujer embarazada no hay una vida humana. Bajonazo.

Y continúa el obispo en el punto primero haciendo una valoración de la actitud de Rajoy en cuanto a este tema legislativo que ha llevado a Gallardón a hacer las maletas. Las vestiduras siguen rasgandose y vamos a quedarnos sin tela. ¿Cómo es posible que un obispo de la Santa Madre Iglesia de Roma hable de política?, ¿cómo se atreve?, ¿se piensan que estamos en una teocracia medieval? Estos y otros bramidos se leen y se oyen cada vez que Reig Pla hace que ascienda el precio de la baguette y de la chapata. Libertad de expresión, oiga. Incluso para los panaderos.

Y yo digo, ¿acaso un pastor no debe guiar a sus ovejas? Esas ovejas, que no borregos, son los católicos y fieles que tienen a Reig Pla como guía con cayado en mano. También el pastor debe dar indicaciones políticas porque la política le interesa a usted, a mí y al sacristán de la iglesia más pequeña de la Vega del Jarama. Luego el ganado ovino podrá hacer o no caso a su pastor, pero el deber del ovejero es el que es.

El obispo de Alcalá de Henares también habla sobre Pedro Sánchez, flamante nuevo líder del Partido Socialista Obrero Español. Cabe destacar que tanto cuando habla de Rajoy como cuando habla de Sánchez, Reig Pla escribe que lo hace “con todo respeto a su persona“. Es decir, no me vengan ustedes ahora con que el prelado ataca a Sánchez y Rajoy y les humilla y no se qué historietas más. Búsquenme otro argumento si es que la intelectualidad aprendida con la Logse se lo permite.

Reig Pla no comprende -y yo me sumo a tal incomprensión- que se puede sentir pena, llanto y dolor porque se lancee a un toro en Tordesillas mientras parezca natural y elogiable que se aborten niños. En mi opinión es una comparativa entre un animal y una persona que no tiene sentido alguno. Esta cuestión viene a cuento porque Sánchez -el del PSOE- llamó a la televisión para mostrar su dolor por el cornudo de Tordesillas.

El obispo recuerda que fue el socialista el que “ensalzó en la Estación de Atocha de Madrid el mal llamado ‘tren de la libertad’ en el que algunas mujeres reclamaban ‘el derecho a decidir matar inocentes’; este tren, como los trenes de Auschwitz que conducían a un campo de muerte, debería llamarse, no el “tren de la libertad” sino, el “tren de la muerte”, del “holocausto” más infame: la muerte directa y deliberada de niños inocentes no-nacidos”.

En este sentido no añadiré nada más que un tuit ilustrado que publiqué cuando el dichoso tren llegó a la capital de España lleno de señoras vestidas de morado. Ahora es el momento en el que usted piensa que yo soy un fascista y no sé qué más calificativos. ¿Por qué la gente pone el grito en el cielo? Una vida nueva comienza con la concepción. En el vientre de una mujer embarazada siempre hay vida humana. Si se interrumpe esa vida humana se comete un asesinato. Si se comenten muchos asesinatos es un genocidio. Hitler y Stalin son aprendices en comparación con la lacra abortista.

En los siguientes apartados de su carta, el obispo Reig Pla cita a San Juan Pablo II, al Papa Francisco y el Catecismo de la Iglesia católica. Ya les digo que es interesante que lean el documento episcopal completo y no lo que otros o yo publiquemos en internet. ¿El aborto es un crimen? Sin duda alguna. Pero recuerda Reig que “hay que acompañar con misericordia” a las mujeres que han abortado. La Iglesia católica no condena a las mujeres que abortan. ¡No! Solamente desea su arrepentimiento, que se acerquen a Dios y, además, les ofrece ayuda.

Mons. Juan Antonio Reig Pla es obispo de Alcalá de Henares

Mons. Juan Antonio Reig Pla es obispo de Alcalá de Henares

Bien recuerda el obispo que “el camino va a ser largo y difícil, ya sucedió con la abolición de la esclavitud”. Recordemos que no fue hasta la década de los años veinte del pasado siglo cuando terminó oficialmente la esclavitud como se conocía hasta entonces. Una mujer o un hombre por ser de raza negra no tenía los mismos derechos que un blanco. ¡¡Los negros no eran personas!! Ahora nos echamos las manos a la cabeza pero entonces se consideraba normal. Ocurre lo mismo ahora con los bebés que son abortados. ¡¡No son personas!!, afirman quienes están a favor del aborto. Tengamos sentido común y que siga subiendo el pan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s