Elena

Elena ha abrazado a Dios. Le ha visto cara cara. Nada más y nada menos. Es lo que todos queremos pero no conocemos ni el día ni la hora. Yo no conocí a Elena. Sabía quién era pero no la conocía. Creo recordar que nunca intercambié una palabra con ella. Quizá nos dimos un saludo fugaz alguna vez que compartimos oración en alguna iglesia de mi ciudad, hicimos el mismo camino en alguna peregrinación o unimos nuestras voces alabando a Dios en más de una Misa.

freedoms

Esta mañana me acordé de ella. Hacía semanas que me habían dicho que estaba muy enferma, y de pascuas a Ramos -así somos algunos aspirantes a católicos- rezaba a Dios para que ella fuese fuerte en su enfermedad. Hoy al final de la tarde me llegó un mensaje que decía que Elena había fallecido. El texto iba acompañado de su foto.

Una imagen en la que sonríe. Yo creo que Elena siempre sonreía. Los amigos comunes siempre me hablaron bien de ella. Ojalá que nos reencontremos cuando Dios quiera y no te vuelva a saludar fugazmente sino como Él manda. Ya intercedes por todos. Gloria a Dios.

2 comentarios en “Elena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s