Yo creo en los curas

Cuando tenía diez años, en mi colegio se dijo, se rumoreó y se contó que un profesor de educación física había abusado sexualmente de una compañera de curso. El docente dejó de darnos clase y nunca más volvimos a verle. Durante semanas se especuló, se afirmó y se rumorearon todo tipo de cuestiones que no voy a escribir aquí.

Años después tuvimos otros profesores en diferentes asignaturas. Ni mis compañeros ni yo dejamos de ir a clase con otros docentes, ni dejamos de estudiar, ni dejamos de ir a una tutoría o a pedir consejo a alguno de los profesores de matemáticas, tecnología, conocimiento del medio o educación física. No dejamos de hacerlo porque creíamos en los profesores y en la Educación.

pablo dominguez prieto sacerdote

A lo largo de mi vida he conocido sacerdotes amables, alegres, enamorados de Dios, vitales y que se entregan en cada detalle

Hoy se remata una semana en la que en la prensa no hemos dejado de leer titulares en los que se habla de abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia católica. El arzobispado de Granada y el Clan de los Romanones parece el título de una novela de historia-ficción pero es la verdad de un sufrimiento. Verdad dolorosa. Yo agradezco que jueces y víctimas ayuden a limpiar a la que todo católico considera su madre, la Iglesia.

Al escándalo de Granada se sumó el de Soria. Y al de Soria se ha sumado el del arzobispado de Zaragoza. Un supuesto pago de más de 100.000 euros como indemnización a un diácono. Como suele decir mi amigo Miguel Ángel Malavia copiando al político mallorquín Antonio Maura: “Luz y taquígrafos”. Algunos medios explican que tal dinero era para pagar el silencio de un abuso sexual. Deseo que pronto se sepa la verdad tanto de este caso como de los de Soria y Granada. “La verdad os hará libres“. No lo digo yo, lo dice el propio Jesucristo en el Evangelio de San Juan, capítulo 8.

Pero, ¿cómo perdonar a quienes abusan de los inocentes? ¿Cómo perdonar al profesor de educación física que abusó en mi colegio? ¿Cómo perdonar a los sacerdotes de Granada o al de Soria? Yo no me veo capaz de perdonar en estos casos. Quizá usted sí. Muchos católicos toman el ejemplo de los mártires que perdonan a sus asesinos antes de que les fusilen. O, incluso, mentan al propio Jesucristo en la cruz, cuando perdonó a quienes le estaban matando. ¿Cómo vas a perdonar a tu asesino? Algo sobrenatural tiene que ocurrirte, está claro. Dejemos que actúen la justicia humana y la ley divina.

En el colegio tuve profesores muy buenos. A algunos los he vuelto a ver pasados los años y hemos aprovechado para recordar batallas de décadas atrás. Creo, creí y creeré en ellos pese a que hubo un árbol que hizo mucho ruido mientras el bosque crecía. A lo largo de mi vida en la Iglesia católica he conocido a sacerdotes amables, alegres, enamorados de Dios, vitales y que se entregan en cada detalle. También he conocido a algunos tristes, que han estado deprimidos, que solamente abrían la boca para gruñir o que no les apetecía celebrar Misa, estos los menos. Y, pese a todo, yo creo en los curas. No en los que abusan, sino en todos los demás. Y en Dios, por supuesto.

3 comentarios en “Yo creo en los curas

  1. Más de acuerdo no puedo estar. Cargar a todo un colectivo por la metedura de pata de unos cuantos individuos sueltos, se llama Demagogia, que es lo que hace la gente alimentada por la “prensa” carroñera de este país.
    El “caso kárate” se ha categorizado como el caso más grande de abusos y pederastía, y no he oído a nadie demonizar sobre el arte marcial

  2. Querido tocayo: te honra la defensa de los buenos curas y el dejar clara tu posición contra los malos. Me alegro de que haya gente como tú en la Iglesia (que seréis la inmensa mayoría).

    Solo un PERO: me pasa con este tema de los abusos lo mismo que con los políticos pero a lo bestia, porque el delito contra los niños me da más asco que ningún otro: no basta con denunciar cuando ya lo hizo la víctima y cuando se abrieron los procesos judiciales.

    La Iglesia debería -y no lo veo jamás, como tampoco en PP y PSOE ó CIU- ser la primera fuente de denuncia: que nos enterásemos de un abuso porque sus propios compañeros lo denuncien. Lo que llevamos siglos viendo es cómo se hace silencio cómplice, no solo desde el punto de vista moral sino desde el penal: años sin denunciar casos (de pederastia en la Iglesia, de corrupción en política) por los que merecería cárcel el delincuente principal pero también los compañeros que agrandaron el mal con su atronador silencio encubridor.

    La actitud del Papa, ejemplar también en esto, espero que sirva de ejemplo hacia abajo.

    Un abrazo!

  3. Sin embargo nadie se escandaliza de que la mayoría de pederastas en España nada tengan que ver con la Iglesia.

    Esto de la pederastia en la curia es algo exagerado y utilizado por el izquierdismo burgués y liberal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s