Maria Chiara, la joven que no tuvo un funeral sino una boda

Muchas personas quedaron impactadas por el testimonio de vida de Chiara Corbella, una joven italiana que cuando estaba embarazada le diagnosticaron cáncer y rechazó la quimioterapia para que no afectase a su hijo. Meses después ella murió pero su hijo vive.

maria chiara mangiacavallo chiara corbella

La joven italiana Maria Chiara Mangiacavallo se consideraba a sí misma como “un fruto” de Chiara Corbella

Maria Chiara Mangiacavallo es una chica de Sicilia de 29 años. Tenía cáncer y falleció el 13 de marzo de 2015. Supo de la historia de Chiara Corbella y quiso seguir sus pasos para hacer frente a esta terrible enfermedad. La joven siciliana sabía que su caso era terminal y no había marcha atrás. Pese a todo, en lugar de hundirse, quiso contar al mundo cómo era posible vivir la enfermedad desde la fe católica y confiando en Dios. En junio de 2014 en Roma y en octubre del mismo año en Asís dio su testimonio junto al marido de Chiara Corbella, de la que se consideraba “un fruto” ya que había leído su historia y quería seguir su ejemplo de fe.

enrico petrillo chiara corbella maria chiara mangiacavallo

Maria Chiara Mangiacavallo dio testimonio junto al marido de Chiara Corbella y al Padre Vito

Maria Chiara dejó escrito su testamento espiritual. En él indica que “a todos aquellos que lean este testamento les dejo la esperanza, la esperanza de gozar de la vida eterna tanto aquí en la tierra como en el cielo. Esa esperanza que encarna la alegría, la paz y el amor. No pierdas el tiempo pensando en cosas superfluas y sin sentido, vive con Dios AHORA y YA. Y solo entonces, poco a poco, comprenderás lo hermoso que es vivir AHORA y YA por Él”.

Quienes conocieron a Maria Chiara cuentan que, antes de morir, “después de haber recibido la Eucaristía, llena de la gracia y la luz de Dios, ella se abandonó en Su abrazo”. El lunes 16 de marzo por la tarde le dieron su último adiós en la Chiesa Madre de la localidad de Sciacca, su ciudad de natal, en la isla de Sicilia. Acudió gente de toda Italia. Nadie dijo que Maria Chiara había muerto, sino que había nacido en el Cielo.

Sobre el blanco féretro de Maria Chiara Mangiacavallo se colocó un velo de novia

Sobre el blanco féretro de Maria Chiara Mangiacavallo se colocó un velo de novia

Los presentes no quisieron que hubiese un funeral, sino una boda con el Esposo, una fiesta, una alegría. En los recordatorios que se repartieron, junto a su foto, se podía leer un pasaje del capítulo 19 del Apocalipsis: “Han llegado las bodas del Cordero y su esposa está preparada”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s