La china, el africano y las tres anormales

Iban tres chicas jóvenes en el tren. Cada una con un auricular en uno de sus dos oídos. Hablaban entre ellas con voz de Tamara Falcó, reventándose las cuerdas vocales por el esfuerzo de los giros sonoros de una imitación labrada. Conversaban mientras la música del smartphone atravesaba sus tímpanos.

via del tren train way piedras paisaje pablo h breijo hernandez

Una señora china iba leyendo un libro en chino frente a las tres jóvenes. Un joven africano miraba de reojo a las chicas mientras apoyaba sus codos en las rodillas deseando llegar pronto a su destino.

Las tres jóvenes hablaban entre ellas sobre Instagram. Una explicaba que “el otro día me escribió un chico y le bloqueé. ¿Cómo se llama? No sé…”. La otra comentaba que “a mí me gustaría trabajar después de terminar las prácticas de la carrera. Bueno, aunque si encuentro un novio millonario no sé si trabajaría…”.

Se hizo silencio, el vagón respiró y descansó. Un niño lloró y una de las tres jóvenes susurró un “qué puto niño, a ver si se calla”. Se rieron con ese tono sonoro de nueva rica mientras hacían un tirabuzón con el dedo índice en su melenas creadas a base de mechas.

Las apariencias engañan. Quizá la china no era china sino coreana del norte. Quizá el joven africano no era africano sino de Albacete. Pero lo que está claro es que con estas tres anormales no había mentira que valga. La falsa apariencia estaba trabajada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s