Se trata de atacar al cristianismo

Un «nacionalcatolicismo que no resulta fácil entender». Así explica Juan José Tamayo el hecho de que se jure un cargo público poniendo la mano abierta sobre la Biblia. Lo hace en el periódico El País. Añade también que «dichas creencias deben permanecer en la esfera privada, nunca explicitarse en el espacio público, y menos aún…

Tu voto: