Benedicto XVI ya ha perdonado a los acusados del caso Vatileaks

El sábado 29 de septiembre -día de los Santos Arcángeles entre los que se encuentra San Gabriel- ha dado comienzo el juicio a Paolo Gabriele y a Claudio Sciarpelletti, ambos acusado por el caso Vatileaks por el que un buen número de documentos privados de Benedicto XVI y la Secretaría de Estado del Vaticano fueron publicados por la prensa y en un libro del periodista italiano Gianluigi Nuzzi.

En la primera sesión, a la que han asistido un pequeño grupo de periodistas -ninguno español- sin posibilidad de grabar ni imagen ni sonido, Claudio Sciarpelletti ha sido representado por su abogado y la prensa de medio mundo se muerde las uñas porque no conoce la cara de este informático que ayudó al ayudante de cámara del Papa a filtrar los archivos vaticanos.

Paolo Gabriele acompañó a Benedicto XVI en el papamóvil durante la celebración del Domingo de Ramos en la plaza de San Pedro, el 1 de abril de 2012. Foto: Pablo H. Breijo.

El 13 de agosto de 2012, se publicó la sentencia y en ella se puede leer que, al principio, la policía judicial denunció al ‘Ufficio del Promotore di Giustizia’ una serie de faltas como delito contra el Estado, contra el poder del Estado, vilipendio contra las instituciones del Estado, calumnia, difamación, revelación de secreto o robo agravado. Al final, Gabriele y Sciarpelletti están acusados de este último delito.

Según está sentencia de 34 páginas, los acusados por Vatileaks fotocopiaban o escaneaban los documentos para después cruzar con ellos las puertas metálicas de la Porta Santa Ana saludando cordialmente a la Gendarmería y la Guardia Suiza. Gabriele aprovechó también para llevarse a casa una pepita -supuestamente de oro- regalada al Papa por el empresario peruano Guido del Castillo; una edición ilustrada de la Eneida de Annibal Caro fechada en 1581 para que, según la sentencia, con el consentimiento del secretario de Benedicto XVI, Georg Gänswein, la viera el profesor del hijo de Gabriele; y un cheque de 100.000 euros donado al Papa por la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM) con fecha de 26 de marzo de 2012.

Fue curioso ver cómo el que fuera director del Banco Vaticano, Ettore Gotti Tedeschi, dimitió de su cargo el día anterior a que se anunciase que se habían encontrado una serie de documentos en la casa de Gabriele, quien la jornada previa a su detención, miércoles, acompañaba y ayudaba a Benedicto XVI en la audiencia general pública como en una jornada cualquiera.

En su día, Gabriele mostró su arrepentimiento por querer sacar a la luz la, según él, corrupción que azota a la Santa Sede y con el objetivo -se autodenominó “un cómplice infiltrado del Espíritu Santo”- de ayudar a Benedicto XVI. El Papa ha perdonado desde el minuto uno a su ayudante de cámara. Los católicos, siguiendo el ejemplo de Jesucristo, viven la “locura” de perdonar a los que les ofenden. Mientras tanto, el juicio civil sigue su curso.

Un comentario en “Benedicto XVI ya ha perdonado a los acusados del caso Vatileaks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s