ayo eduardo garvalena foto oscar cuenca jocf.fotos patrulla aguila

Muchas gracias Ayo

La verdad es que nunca he sabido si se escribe Ayo o Allo. Usaré la i griega, como hacen los demás. Quizá el primer recuerdo que tengo de Ayo es el del día que mi hermano y yo hicimos la Comunión. No lo recuerdo en la iglesia -donde seguro que estuvo con Ana, Titi y…

Tu voto:

instagram tears tear lagrimas lagrimas llorando llorar crying pablo h breijo hernandez experiencia vital historia metro

Instagram no llora

Ella iba sentada en el vagón mientras la siesta estaba en el reloj. Quizá regresaba de trabajar o de estudiar. O iba en lugar de volver. No cruzaba la treintena. Llevaba en una mano el teléfono y en la otra un café de esos que se sirven en vaso de cartón con el propósito de…

Tu voto:

newborn

Qué sencillo, Martín

Las perseidas vacilaban, como tú. Un que sí pero no durante toda la semana que mantuvo en vela a tu madre la madrugada del sábado al domingo. Noche en la que tu padre ejerció de lirón. Amaneció y tocó pisar el acelerador porque ya querías ver el sol. Tu madre era valiente. Es valiente y…

Tu voto:

cual es el futuro de la iglesia catolica

¿Cuál es el futuro de la Iglesia católica?

“Esta noche vi el futuro, el verdadero futuro de la Iglesia, no el imaginado por la multitud en Roma que confunde el futuro debido a la burla sin sentido que cree que tiene al Espíritu encarcelado en la década de 1960 bajo el título de ‘espíritu del Vaticano II’. Cuando se eligió al actual pontífice,…

Tu voto:

concierto tarays siroco madrid musica canciones

El huracán Tarays

Los mundanos celebraban a los del gozo celestial. Y san Dimas, el buen ladrón, citó a las flores del jardín en el lugar con apodo de viento mediterráneo del sudeste. Los cinco de Tarays agitaron los corazones y convocaron en Siroco, la sala subterránea con solera entre el noviciado y el gracioso san Bernardo cuya…

Tu voto:

tarays buho real madrid musica concierto

La Verdad de Tarays

El vaticinio de jueves y trece estaba para romperse. Y la mundana mala suerte solo hacía inquietarse a los mediocres. Cinco amigos hicieron cruzar el umbral frondoso del 5 de la calle de los regueros a amigos, familiares, saludados y conocidos. Tarays, que así se llama el quinteto que en ocasiones es trío y otras…

Tu voto: